Saltar al contenido
Luz Divina

Oraciones

En la vida espiritual, la oración es completamente necesaria para actualizar la fe profesada hacia Dios y su amor. A través de ella, fomentamos la esperanza que nos orienta la vida hacia sus designios y confiar en su bendita providencia.

Para San Juan Damasceno, la oración es elevar el alma al Creador y pedir bienes convenientes, mientras San Juan Clímaco la considera como una conversación familiar y de unión del hombre con Dios.

En esta sección de Luz Divina, presentamos poderosas oraciones que nos ayudarán a acercarnos a nuestro Padre Celestial, especialmente en casos donde requerimos de su ayuda celestial para sentirnos mejor.

¿Y qué hacemos a través de la oración? Como todo diálogo de amor, el contenido puede ser variado y muy amplio, por lo cual destacaremos los principales.

La petición

En las Sagradas Escrituras, Jesús acude a la oración y también invita a pedir, dejando clara la importancia de una plegaria hecha con mucha confianza y llena de sencillez.

La tradición cristiana la coloca en práctica a través de la petición de perdón, de la salvación propia y de los demás, por la iglesia y el apostolado, al igual que por necesidades diversas.

La acción de gracias

Las Sagradas Escrituras y la historia de la espiritualidad están llenas de la actitud de acción de gracias, como el reconocimiento a lo recibido para dirigir nuestro espíritu hacia Dios y agradecerle sus beneficios.

Cuando esta actitud está presente en nuestras almas, estamos reconociendo que todo lo que acontece tiene un don divino, tanto de lo que consideramos gratificante al igual que todo aquello que parece adverso o negativo.

Adoración y alabanza

A través de la oración reconocemos y proclamamos la grandeza de Dios, un ser pleno y de infinito amor y bondad.

En la alabanza nuestra mirada está puesta en Dios mismo, en su perfección infinita. Además, está unida a la adoración y al reconocimiento existencial de la pequeñez de lo creado en comparación con Dios.

error: Content is protected !!